New:20-01-2008

  Descubren el mineral más antiguo a la formación de la Tierra.
  Las rocas anexas al antiguo embarcadero de la playa de Llumeres mantenían un secreto. Un profesor de Biología
  y Geología del Instituto Isla de Deva de Piedras Blancas descubrió por casualidad, hace dos años, durante una
  excursión con sus alumnos, un mineral desconocido. Ahora se ha sabido que es la tamarugita, un mineral hasta
  ahora inédito en la Europa continental. Esta especie se encontró también en la Pampa Tamarugal, en Chile, de
  donde es original, aunque también han aparecido restos en acantilados de la isla de Wright, en Inglaterra, y
  en el continente australiano. «Normalmente, este mineral se encuentra en lugares secos, en desiertos, como es
  el caso de Chile y Australia», aseguró su descubridor, José Rafael González López. 

                                        

  González López lleva desde niño coleccionando minerales y el haber encontrado esta pieza única en España le
  llamó bastante la atención en el momento del hallazgo. «Vi unas costras blancas en unas rocas de pizarra
  negras y   decidí tomar unas muestras para llevarlas a analizar», explicó. «Es una alegría personal que este
  mineral se haya encontrado en Asturias», añade.

  Mandó sus muestras a la Universitat de Barcelona y allí le dijeron que se trataba de una tamarugita con la
  fórmula NaAl (SO4)2.6H2O. La tamarugita tiene varios minerales asociados a ella que se encuentran en las mismas
  rocas donde aparece, como son la pickeringita y el yeso. En la zona de Llumeres, donde se produjo el hallazgo
  hace dos años, también existen piritas y cuarzos, ambos de pequeño tamaño. Los cristales que forman la
  tamarugita son microscópicos y sólo pueden verse a través de una lupa binocular, «una especie de escamas de
  pescado, son como placas nacaradas». La idea de enviar a Barcelona los minerales para ser analizados es, según
  el profesor del instituto, la garantía de calidad en las investigaciones. «En Asturias no tienen la misma
  capacidad que en Barcelona. Allí en dos meses te analizan el mineral de forma gratuita y eso en Asturias no
  se hace así. Se invierte muy poco dinero en investigación en nuestra región; es una pena», comenta González
  López.

  El hallazgo se produjo mientras el docente visitaba con los alumnos de primer curso de Bachillerato del
  Instituto Isla de Deva de Piedras Blancas la zona de Llumeres para que pudieran conocer los tipos de rocas, los
  pliegues y las fallas existentes en este acantilado cercano a la playa y a la mina de hierro gozoniega. «Hay
  muchos institutos que acuden a Llumeres por su interesante valor geológico», explica el descubridor de la
  tamarugita. Según comenta el profesor, en Llumeres hay poca variedad: «Podemos encontrar sota, caballo y rey».
  Pese a todo, la excursión a Llumeres sigue siendo una de las salidas fijas del Instituto Isla de Deva de 
  Piedras Blancas por su potencial geológico, según afirma el docente. Lo de los minerales y José Rafael
  González López es una relación de muchos años. «De crío me gustaban mucho las piedras y los fósiles, así que
  cuando tenía la edad suficiente, sabía lo que iba a estudiar. Estudié por vocación», recuerda. González López
  recolecta, compra e intercambia minerales con otros enamorados de la geología. Asturias, para el docente,
  tiene un gran valor en este sentido, y apunta que hay muchas minas de cobre, hierro y plomo abandonadas en la
  región en las que no se ha hecho ningún estudio de los minerales que pueda haber.
 
  Cada día aparecen en el mundo minerales nuevos y son incorporados a una de las bases de datos más completas que
  existen. Se trata de la página web www.mindat.org, donde se describen las características generales de cada
  mineral. González López incluyó la tamarugita de Llumeres en esta base de datos «online» en el momento que en
  el que conoció de qué mineral se trataba.
( * ) Noticia del 20 Enero del año 2008